Frenectomía: ¿Qué es y cómo se realiza?
logo whatsApp
Odontopediatría
Índice de Contenido

La frenectomía es un procedimiento dental que consiste en la eliminación del frenillo, una pequeña banda de tejido que conecta dos estructuras en la boca. Esta banda de tejido se encuentra en varias áreas de la boca, incluyendo la lengua, los labios y las encías. En este artículo, explicaremos qué es la frenectomía, cuándo se necesita y cómo se realiza.

Durante una frenectomía, el dentista o el cirujano oral utilizará un anestésico local para adormecer la zona donde se encuentra el frenillo. Luego, se cortó el frenillo con un instrumento quirúrgico y se suturó la zona si era necesario. El procedimiento es generalmente rápido y sencillo, y la recuperación es generalmente rápida.

¿Qué es la frenectomía?

Es un procedimiento quirúrgico en el que se elimina el frenillo, una banda de tejido fibroso que conecta dos estructuras en la boca. La frenectomía se realiza comúnmente en la lengua, los labios y las encías.

En la lengua, el frenillo lingual puede ser demasiado corto o grueso, lo que puede causar problemas de habla, dificultad para tragar y otros problemas. En los labios, el frenillo labial puede causar una separación entre los dientes superiores, lo que puede causar problemas de alineación dental y otros problemas dentales. En las encías, el frenillo puede causar una retracción de las encías, lo que puede exponer las raíces de los dientes y aumentar el riesgo de caries y enfermedad periodontal.

¿Cuándo se necesita una frenectomía?

Esta cirugía se realiza comúnmente en la boca para corregir problemas relacionados con los frenillos bucales, pero también puede llevarse a cabo en otras áreas del cuerpo donde se presente un frenillo.

Aquí se discuten algunas situaciones comunes en las que se podría necesitar una frenectomía:

– Frenillo Labial Corto: Uno de los tipos más comunes de frenectomías se realiza en el frenillo labial superior o inferior. Un frenillo labial corto o tenso puede causar problemas como separación excesiva entre los dientes frontales, dificultad para hablar, morder y comer, o incluso problemas de alineación dental. La frenectomía labial puede ayudar a resolver estos problemas al cortar o eliminar el frenillo.

– Frenillo Lingual Corto: Un frenillo lingual corto, también conocido como anquiloglosia, puede dificultar la movilidad de la lengua. Esto puede afectar la alimentación en bebés, causar dificultades en el habla o dificultades al tocar instrumentos de viento. Una frenectomía lingual puede ser necesaria para alargar el frenillo y restaurar la movilidad de la lengua.

– Problemas Dentales y Ortodoncia: En algunos casos, un frenillo puede interferir con la colocación de ortodoncia o con la alineación dental. En tales situaciones, el ortodoncista puede recomendar una frenectomía para permitir el movimiento adecuado de los dientes.

– Molestias y Dolor: Algunas personas experimentan molestias, dolor o irritación debido a la tensión del frenillo. Una frenectomía puede aliviar estas molestias y mejorar la comodidad.

– Problemas en el Área Genital o en Otras Partes del Cuerpo: Además de la boca, los frenillos también se encuentran en otras partes del cuerpo, como el área genital. En casos de problemas como fimosis (una condición que afecta al prepucio en hombres) o problemas con los frenillos en otras áreas, una frenectomía puede ser recomendada para tratar estas afecciones.

Es importante mencionar que la decisión de someterse a una frenectomía debe ser evaluada y recomendada por un profesional de la salud, ya sea un dentista, ortodoncista, cirujano oral u otro especialista, según la situación y las necesidades del paciente.

 

 

¿Cómo se realiza una frenectomía?

La frenectomía se puede realizar con anestesia local para minimizar cualquier molestia o dolor durante el procedimiento. El cirujano dental utilizará un bisturí o un láser para cortar y eliminar el frenillo. Si se utiliza un láser, el procedimiento es menos invasivo y requiere menos tiempo de recuperación.

Después del procedimiento, es importante seguir las instrucciones del dentista o cirujano oral en cuanto a la limpieza y el cuidado de la zona afectada. Es posible que se necesiten algunos días para recuperarse completamente y es posible que se recomiende una dieta blanda durante un tiempo para evitar irritar la zona. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

– Dolor: Es normal sentir algo de dolor o incomodidad después de una frenectomía. El dolor puede durar varios días y puede aliviarse con analgésicos recetados por el dentista.

– Inflamación: La zona donde se realizó la frenectomía puede hincharse o inflamarse. Esto es normal y puede durar varios días.

– Sangrado: Es normal que haya un poco de sangrado en la zona donde se realizó la frenectomía durante las primeras horas después del procedimiento. Si el sangrado es excesivo o dura más de lo esperado, debes comunicarte con tu dentista.

– Sensibilidad: Después de la frenectomía, es normal que la zona afectada sea sensible al tacto, a los alimentos y a la bebida. Esto puede durar varios días o semanas.

– Dificultad para hablar o comer: Dependiendo de la ubicación del frenillo, es posible que experimentes dificultad para hablar o comer durante los primeros días después del procedimiento.

 

Beneficios de la frenectomía

A continuación, se describen algunos de los beneficios de la frenectomía:

– Mejora del Habla y la Fonética:

Uno de los beneficios más destacados de la frenectomía es su capacidad para mejorar la pronunciación y el habla. En casos en los que un frenillo corto o tenso restringe el movimiento de la lengua, puede dificultar la correcta articulación de sonidos y palabras. La frenectomía permite una mayor movilidad lingual, lo que mejora la fonética y la comunicación.

– Facilita la Alimentación en Bebés:

Los bebés pueden experimentar dificultades en la lactancia materna o el biberón si tienen frenillos linguales o labiales restrictivos. La frenectomía en bebés, conocida como frenotomía, puede mejorar la capacidad de succión y facilitar la alimentación, lo que es beneficioso tanto para el bebé como para la madre.

– Mejora de la Salud Dental:

Un frenillo lingual o labial que causa una separación anormal entre los dientes puede contribuir a problemas dentales como espacios entre los dientes, recesión de las encías o problemas de alineación. La frenectomía puede prevenir o corregir estos problemas y contribuir a una boca más saludable.

– Mayor Comodidad y Movilidad:

La eliminación de frenillos restrictivos puede aumentar la comodidad y la movilidad en la boca. Esto puede facilitar tareas cotidianas como la deglución y la limpieza dental, además de reducir la tensión y la incomodidad asociadas con frenillos tensos.

– Prevención de Problemas Futuros:

La frenectomía puede prevenir problemas potenciales en el futuro. Por ejemplo, en el caso de frenillos labiales que causan retracción de las encías, la eliminación del frenillo puede evitar la recesión de las encías y la exposición de las raíces de los dientes.

– Mayor Estabilidad Protésica:

Para pacientes con prótesis dentales, especialmente las dentaduras parciales, un frenillo tenso puede causar movimientos no deseados. La frenectomía puede mejorar la estabilidad de las prótesis dentales al reducir la interferencia de los frenillos.

– Mejora la Estética:

En algunos casos, la frenectomía puede mejorar la estética facial y la sonrisa al eliminar frenillos visibles que causan separaciones entre los dientes o afectan la apariencia de los labios y la lengua.

– Menor Riesgo de Infección:

Cuando un frenillo tenso o restrictivo causa heridas o irritación en la boca, puede aumentar el riesgo de infección. La frenectomía puede eliminar esta fuente de irritación y reducir el riesgo de infección.

 

Conclusión

En conclusión, la frenectomía es un procedimiento dental que se utiliza para eliminar un frenillo corto o grueso que puede causar problemas de habla, alineación dental y salud oral en general. El procedimiento es relativamente sencillo y se puede realizar con anestesia local. Si crees que puedes necesitar una frenectomía, habla con tu dentista o cirujano oral para obtener más información.