Perno - Clinica Dental Sonrisa Segura
logo whatsApp
Rehabilitación Oral

 

Introducción

La salud bucal es esencial para nuestra calidad de vida y bienestar general. Una sonrisa saludable no solo mejora nuestra apariencia, sino que también nos permite disfrutar de una vida sin dolor ni molestias. Sin embargo, a veces, debido a lesiones, caries o tratamientos previos, nuestros dientes pueden debilitarse o perder parte de su estructura. Es en estos casos donde los pernos dentales entran en juego como una solución efectiva para restaurar nuestra sonrisa.

 

¿Qué son los pernos dentales?

Los pernos dentales, también conocidos como pernos endodónticos, son pequeños postes metálicos que se utilizan en odontología para proporcionar soporte a los dientes dañados. Estos pernos se colocan en el interior del diente y se utilizan en combinación con una corona dental para restaurar la forma, la función y la estética del diente.

 

¿Cuándo se necesitan los pernos dentales?

Los pernos dentales son como los cimientos sólidos que ayudan a sostener una restauración dental, como una corona, en su lugar. Se colocan en el conducto radicular de un diente que ha sido tratado con endodoncia, comúnmente conocido como un «conducto» o «nervio» del diente. En términos sencillos, se necesitan cuando un diente ha sido dañado profundamente debido a caries extensa o traumatismos, lo que lleva a la necesidad de un tratamiento de conducto.

Después de que se realiza la endodoncia para eliminar la pulpa infectada o dañada, se puede debilitar la estructura del diente. Los pernos dentales se utilizan para proporcionar un soporte adicional, ya que refuerzan y estabilizan el diente tratado. Estos pernos suelen estar hechos de materiales como titanio o aleaciones metálicas resistentes, y se insertan en el conducto radicular sellado para ofrecer una base sólida sobre la cual se coloca la restauración, como una corona dental.

 

 

El proceso de colocación de un perno dental

Aquí te explico los pasos de este procedimiento de manera sencilla:

  1. Evaluación Inicial: El proceso comienza con una evaluación por parte de un especialista en odontología o cirugía oral. Durante esta fase, se verifica si el paciente es un candidato adecuado para el implante dental. Se toman radiografías y se revisa la salud dental general.
  2. Planificación del Tratamiento: Una vez que se determina que el paciente es apto para un implante dental, se planifica el procedimiento. Esto incluye la elección del tipo de implante y la ubicación precisa en la que se colocará.
  3. Procedimiento Quirúrgico: La cirugía se lleva a cabo bajo anestesia local para garantizar que el paciente esté cómodo y sin dolor. El especialista hace una pequeña incisión en las encías para acceder al hueso de la mandíbula o el maxilar.
  4. Colocación del Implante: Se perfora un pequeño orificio en el hueso y se inserta el implante dental, que actúa como una raíz artificial. El implante está hecho de titanio, un material biocompatible que se fusiona con el hueso en un proceso llamado osteointegración.
  5. Cierre de la Incisión: Una vez que el implante está en su lugar, se cierra la incisión con suturas o adhesivo quirúrgico. Se coloca una cubierta protectora temporal sobre el implante.
  6. Tiempo de Cicatrización: Después de la cirugía, se permite que el hueso y el implante se fusionen. Este proceso generalmente lleva varios meses.
  7. Colocación del Perno o Pilar: Una vez que la osteointegración se ha completado, se retira la cubierta protectora del implante. Se coloca un pilar o perno en el implante, que servirá como base para la corona dental.
  8. Fabricación de la Corona: Se toman impresiones dentales para diseñar y fabricar una corona dental personalizada que se adapte perfectamente al implante. La corona es la parte visible del diente artificial.
  9. Colocación de la Corona: Una vez que la corona está lista, se fija de forma segura al pilar o perno. Esto completa el proceso y proporciona un diente artificial funcional y estéticamente agradable.

 

Ventajas de los pernos dentales

Aquí hay una explicación sencilla sobre las ventajas de los pernos dentales:

  1. Refuerzan dientes debilitados: Los pernos dentales son como «anclajes» que se colocan en el interior de un diente que ha sufrido daño significativo o ha sido tratado con una endodoncia (tratamiento de conducto). Esto fortalece el diente y evita que se rompa.
  2. Conservan tus dientes: Los pernos dentales ayudan a conservar tus dientes naturales. En lugar de extraer un diente dañado, un perno dental permite que el diente original siga siendo parte de tu sonrisa.
  3. Soportan restauraciones dentales: Los pernos dentales actúan como una base sólida para restauraciones como coronas o puentes dentales. Esto asegura que estas restauraciones se mantengan en su lugar de manera segura y efectiva.
  4. Mejoran la apariencia: Al mantener los dientes originales en su lugar, los pernos dentales también ayudan a mantener la apariencia natural de tu sonrisa. Esto es especialmente importante en los dientes frontales, ya que los dientes naturales tienden a verse y sentirse mejor que los implantes.
  5. Contribuyen a la función adecuada: Los pernos dentales permiten que los dientes dañados o tratados con endodoncia sigan funcionando correctamente al masticar y hablar, lo que es esencial para una buena salud bucal y la comodidad al comer.
Cuidado y mantenimiento

Aquí tienes algunos consejos sencillos para cuidar de tu perno dental:

  1. Higiene Oral: La higiene oral es clave. Cepilla tu perno dental junto con tus dientes naturales después de cada comida. Utiliza un cepillo de dientes suave y pasta dental no abrasiva. No olvides limpiar alrededor de la base del perno y debajo de él.
  2. Hilo Dental: Utiliza hilo dental diariamente para limpiar entre tus dientes y alrededor del perno dental. Esto ayuda a prevenir la acumulación de restos de comida y placa dental.
  3. Enjuague Bucal: Enjuágate la boca con un enjuague bucal sin alcohol después de cepillarte y usar el hilo dental. Esto puede ayudar a mantener tu boca libre de bacterias.
  4. Evita Alimentos Duros: Evita masticar alimentos extremadamente duros, como hielo o nueces. También, ten cuidado con los alimentos pegajosos que podrían desalojar el perno dental.
  5. Visitas al Dentista: Programa visitas regulares a tu dentista para exámenes y limpiezas. Tu dentista puede evaluar la salud de tu perno dental y hacer ajustes si es necesario.
  6. Protección: Si practicas deportes de contacto o actividades que podrían poner en riesgo tus dientes, considera el uso de un protector bucal para proteger tu perno dental y dientes naturales.
  7. Evita Morder Objetos Duros: No uses tus dientes, incluido el perno dental, para abrir objetos o morder cosas duras, ya que esto puede dañarlos.
  8. Condiciones Médicas: Comunica a tu dentista cualquier cambio en tu salud general, ya que ciertas condiciones médicas pueden afectar la salud dental.
  9. Revisión Regular del Perno: Si notas cualquier cambio, molestia, o daño en tu perno dental, acude a tu dentista de inmediato para una revisión.

 

Conclusión

Los pernos dentales son una solución efectiva para restaurar dientes dañados o debilitados. Al proporcionar estabilidad y soporte a los dientes tratados con conducto, ayudan a mantener una sonrisa saludable y funcional. Si crees que podrías necesitar un perno dental, no dudes en consultar a tu dentista, quien te guiará a través del proceso y te ayudará a recuperar tu sonrisa en su máximo esplendor.