Puente dental fijo - Clinica Dental Sonrisa Segura
logo whatsApp
Rehabilitación Oral

 
El puente dental fijo: una solución para la pérdida de dientes

La pérdida de dientes puede ser un problema incómodo y a veces doloroso para muchas personas. Afortunadamente, existen varias opciones para reemplazar los dientes perdidos, y una de las más comunes es el puente dental fijo. En este artículo, hablaremos sobre qué es un puente dental fijo, cómo funciona y cuáles son sus ventajas y desventajas.

¿Qué es?

Un puente dental fijo es una prótesis dental que se utiliza para reemplazar uno o más dientes perdidos. Consiste en dos coronas que se colocan en los dientes naturales que quedan a ambos lados del espacio donde faltan los dientes, y una estructura en el medio que sostiene los dientes artificiales que reemplazarán los que se han perdido.

Los puentes dentales fijos se pueden hacer de diferentes materiales, incluyendo metal, cerámica y resina. El material que se elige dependerá de varios factores, como el lugar donde se encuentra el puente, el tipo de diente que se está reemplazando y el presupuesto del paciente.

¿Cómo se coloca?

Para colocarlo, el dentista primero prepara los dientes naturales que servirán como anclaje para el puente. Esto implica tallar los dientes para que las coronas del puente se ajusten correctamente. Luego, se toma una impresión de los dientes para crear un molde preciso del espacio donde se colocará el puente.

El molde se envía a un laboratorio dental, donde se fabrica el puente dental fijo. Mientras tanto, el dentista colocará un puente provisional para proteger los dientes preparados hasta que el puente permanente esté listo.

Una vez que el puente permanente está listo, el dentista lo ajustará para asegurarse de que encaje correctamente en la boca del paciente. Luego, se cementará en su lugar utilizando un adhesivo dental especial.
 

 

¿Cuáles son las ventajas?

Tiene varias ventajas sobre otras opciones para reemplazar los dientes perdidos. En primer lugar, es una opción a largo plazo. Un puente bien cuidado puede durar muchos años, e incluso décadas, antes de necesitar ser reemplazado.

Además, el puente dental fijo es una opción muy resistente y duradera. Puede soportar las fuerzas de la masticación y la trituración de los alimentos sin problemas, lo que significa que el paciente puede seguir comiendo una dieta normal.

Otra ventaja del puente dental fijo es que es muy fácil de cuidar. El paciente solo tiene que cepillar y usar hilo dental como lo haría con los dientes naturales. No hay necesidad de quitarse y limpiar el puente como ocurre con otras prótesis dentales.

¿Cuánto tiempo durará?

Los puentes dentales fijos pueden durar muchos años si se cuidan adecuadamente. Es importante cepillarse los dientes dos veces al día, usar hilo dental diariamente y visitar al dentista regularmente para asegurarse de que el puente dental fijo esté en buen estado. También es importante evitar morder objetos duros o pegajosos que lo puedan dañar.

¿Existen alternativas?

Sí, existen varias alternativas a los puentes dentales fijos, incluyendo dentaduras postizas, implantes dentales y puentes dentales removibles. Su dentista puede ayudarlo a determinar qué opción es la mejor para usted según sus necesidades específicas.

Conclusión:

En resumen, un puente dental fijo es una solución común y efectiva para reemplazar uno o más dientes perdidos. Si cree que podría beneficiarse de un puente dental fijo, hable con su dentista sobre sus opciones y el proceso de colocación. Recuerde que cuidar bien su puente dental puede ayudarlo a durar muchos años y mantener su sonrisa saludable y feliz.