Lesión oral - Clinica Dental Sonrisa Segura
logo whatsApp
General

 

Introducción

Las heridas en la boca son una experiencia incómoda que puede ocurrir en cualquier momento de la vida. Pueden variar desde pequeñas úlceras bucales hasta lesiones más grandes o cortes en los labios, mejillas o lengua. En este artículo, exploraremos las causas comunes de las heridas en la boca, cómo tratarlas y cómo prevenirlas para mantener una boca sana y libre de dolor.

 

Causas Comunes de una Lesión oral:
  • Aftas o Úlceras Bucales: Estas pequeñas úlceras dolorosas pueden aparecer en la lengua, las encías, los labios o el interior de las mejillas. A menudo se desconoce la causa exacta, pero el estrés, las lesiones menores o problemas inmunológicos pueden desencadenarlas.
  • Mordeduras Accidentales: Morderse la lengua, los labios o las mejillas accidentalmente es común y puede causar heridas dolorosas.
  • Comida Caliente o Picante: Consumir alimentos y bebidas muy calientes o picantes puede causar quemaduras en la boca que pueden convertirse en heridas.
  • Abrasiones o Cortes: Los objetos afilados, como el borde áspero de un chip o una herramienta dental mal utilizada, pueden causar cortes en la boca.
  • Herpes Labial: El herpes labial, una infección viral, puede causar ampollas dolorosas alrededor de los labios o dentro de la boca.
  • Infecciones Bacterianas o Fúngicas: Las infecciones como la candidiasis oral o la infección estreptocócica pueden causar heridas o llagas en la boca.

 

 

Tratamiento de una Lesión oral:
  • Enjuague Bucal con Agua Salada: Un enjuague con agua tibia y sal puede ayudar a mantener la herida limpia y reducir la inflamación. Mezcla media cucharadita de sal en una taza de agua tibia y enjuaga suavemente varias veces al día.
  • Analgésicos de Venta Libre: Los analgésicos de venta libre, como el ibuprofeno o el acetaminofén, pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación.
  • Evitar Irritantes: Evita alimentos y bebidas calientes, picantes o ácidos que puedan agravar la herida.
  • Hidratación: Mantén una buena hidratación y evita el alcohol y el tabaco, ya que pueden retrasar la curación.
  • Mantén la Higiene Oral: Continúa cepillando tus dientes y usando hilo dental con cuidado, evitando la zona herida.
  • Medicamentos Tópicos: En algunos casos, tu dentista o médico puede recetarte medicamentos tópicos para acelerar la curación.

¿Cuándo Consultar a un Profesional de la Salud?:

Si experimentas heridas en la boca que no sanan después de dos semanas, si las heridas son recurrentes o si presentas síntomas adicionales, como fiebre o dolor intenso, debes consultar a un profesional de la salud. También, si sospechas que una herida es el resultado de una lesión grave, busca atención médica de inmediato.

 

Prevención de una Lesión oral:
  • Mantén una Buena Higiene Oral: Cepíllate los dientes regularmente y usa hilo dental para reducir el riesgo de infecciones y lesiones en la boca.
  • Evita el Hábito de Morderse las Uñas o Lápices: Estos hábitos pueden aumentar el riesgo de lesiones en la boca.
  • Protege tus Labios y Dientes: Usa un protector bucal cuando practiques deportes de contacto para prevenir lesiones en los dientes y los labios.
  • Evita el Consumo de Tabaco y Alcohol en Exceso: Estos hábitos pueden aumentar el riesgo de infecciones y lesiones en la boca.
  • Gestión del Estrés: El estrés puede desencadenar aftas y úlceras bucales. Practicar técnicas de relajación puede ayudar a reducir su frecuencia.
  • Control de Enfermedades Crónicas: Si tienes una enfermedad crónica, como la diabetes, mantén un buen control para reducir el riesgo de infecciones orales.

 

Conclusión

En resumen, las heridas en la boca pueden ser incómodas, pero la mayoría de ellas se pueden tratar y prevenir con cuidado adecuado. Si tienes preocupaciones sobre una herida en la boca o si experimentas heridas recurrentes, es importante consultar a un profesional de la salud oral para un diagnóstico y tratamiento adecuados. Mantener una buena higiene oral y tomar medidas preventivas también son fundamentales para reducir el riesgo de heridas bucales y mantener una boca sana y cómoda.